lunes, 7 de noviembre de 2011

Lunes de #RRHH: ovejas negras.

Con el lío que se formó el viernes con el post Fue bonito mientras duró, una buena amiga me envío un DM con el link a una noticia que seguramente podría interesarme.

Y claro que me ha interesado, es más, directo a este lunes, Lunes de #RRHH, que es de lo que nos gusta hablar por aquí para empezar la semana.

La enfermedad del trabajo en equipo:
Los empleados, por tanto, son una parte fundamental. Ellos son los que deben aceptar el reto de alzar la mano y atreverse a discrepar y a cuestionar las cosas. Obviamente, esta forma de actuar supone convertirse en la oveja negra del rebaño, en el profesional incordio que lanza el "sí, pero...". Ahí reside el problema, porque muy pocos empleados están dispuestos a salir de su zona de confort para ponerse en el punto de mira del jefe y compañeros y aceptar las más que posibles represalias.
El artículo en cuestión, antes de llegar a esta conclusión, va desgranando las ventajas del trabajo en equipo, y cómo se puede llegar a pervertir el ambiente, de tal manera en que nadie quiera romper el mal rollo y que nadie se atreva a llevar la contraria al rebaño.

No hay que confundir un buen clima de trabajo con convertirse en un rebaño donde no hay voces disonantes.
En ocasiones la pertenencia al grupo hace que nadie quiera atreverse a criticar, a buscar un camino distinto, a innovar... o a salirse por la tangente, que se diría en un lenguaje más coloquial. Y es que en estos tiempos de crisis, nadie quiere atreverse a ser diferente... cuando yo creo que, precisamente eso, ser diferente, pensar diferente, hacer diferente, hará que salgamos de ella.

Pues nada, que si nadie quiere ese papel, si nadie quiere hacer las cosas distintas, si nadie quiere atreverse a salir de la zona de confort... YO ME LO PIDO, jajaja...

Barricada – Oveja Negra


10 comentarios:

Esther dijo...

Estoy contigo. De hecho, yo últimamente me estoy haciendo adicta a salirme de mi zona de confort.
Creo que la crisis aguza el ingenio de muchas personas, supongo que serán vistas por el resto como las ovejas negras.
Dejarse arrastrar por las corrientes, por el grupo...eso es fácil.
Yo prefiero hacer cosas distintas. También ME Lo Pido.

Saludos

Dr F Llordachs dijo...

Lo de salirse de lo normal y descubrir otros mundos ya lo leí de pequeño en Juan Salvador Gaviota. A volar!!

Juana dijo...

He llegado a la conclusión de que la gente "normal" no existe, los seres humanos somos "raritos" por naturaleza, algunos lo intentan, simulan ser "normales", pero es pasión inútil, por tanto desarrollemos lo que somos .... ovejas de colores fosforitos jajajajaja

Andoni Carrion dijo...

Muy buena entrada amigasho. Yo quiero leer el articulo!!
Siempre he sido esa oveja negra, mi madre lo era. Me hizo así... Me gusta estar fuera de la zona de confort y cuestionarlo todo, tanto que esa es "mi zona de confort" . El problema es que ahora es cuando nos estamos dando cuenta que las organizaciones necesitan de esa chispa para mejorar y crecer...mientras tanto se han aplicado las normas de 1984 de Orwell

Jose M. López dijo...

Que es eso de la zona de confort!!, no lo soporto... mi trasero inquieto necesita nuevos retos casi de continuo...

Vamos que no dejo de meterme en lios, con las consiguientes consecuencias...pero así soy feliz!!!

Que bonito es hacer cosas que no dominas y volverte a sentir un colegial dependiente de los compis que te rodean, solo que sabiendo que tu tb puedes aportar, pero de otra manera.

Creo que soy oveja negra del rebaño!!

;)

Antonio J. Valenzuela. dijo...

Beeeeee!!!!. Bienvenidas sean las "ovejas negras". Identificadas en todas las casas y en todos los colectivos, a riesgo del desarraigo y el ostracismo, de la indiferencia, de los NO RT y el Unfollow más sectario proveniente de "tus iguales", que mientras duermen en "Lo Mónaco", dejan de lado la cama de clavos para el fakir. Un saludo.

Juan Ortega dijo...

Gracias por el post. Me ha venido bien saber que no soy la única “Oveja negra” y que hay más gente que se atreve a moverse de su sillón calentito…

Yo achacaba mi actitud a mi medio hemisferio dominante, pero siempre he pensado que debería de permitirse mas a menudo la crítica constructiva (no el servilismo ni el buenrrolling).

En situaciones como la actual (cuasi de economía de guerra) los estrategas o las personas con facilidad para discrepar y ver un poquito más allá del resto son necesarias para una organización, porque no siempre todo va a salir como hemos planificado en teoría y habría que, como mínimo, conocer los posibles escenarios adversos (ser el abogado del diablo).

Mucho ánimo. Necesitamos más ovejas negras y menos borregos blancos.

@JuanOdM

MsConcu dijo...

Como ya te han dicho! Bienvenidas sean las ovejas negras!!!!
(fíjate, el otro día algo me hacía compararme con el patito feo... por ahí, por ahí van los tiros)

Un abrazo enorme!

Xavier dijo...

Da gusto leer post de este tipo y los comentarios que sobre él se hacen, por que como decia Juan Ortega, ves que no eres el único discordante con la pauta marcada dentro de tu organización. Por ello, te animo, Iñaki, a ser como eres y ser discrepante con lo establecido. Que sepas que no eres el único y que somos muchos más lo que pensamos de manera similar en este aspecto.

Iñaki dijo...

Muchas gracias a todos por vuestros comentarios, cada día tengo más claro que yo quiero ser la oveja negra, al fin y al cabo, ser oveja blanca tiene que ser lo más aburrido del mundo, no?

Si te ha gustado este post, añadelo a tu libreta:

Entradas relacionadas:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...