miércoles, 26 de septiembre de 2012

Bordeando bordes en la oficina.

Días duros, en los que se acumulan tareas... unas relacionadas con el mundo blogueril y otras con eventos 1.0 que tendrán lugar en los próximos fines de semana.

Tal vez el cansancio acumulado se vaya notando en la frescura de las entradas del blog, pero escribir por aquí me ayuda, y por eso no quiero dejar de pasar el día sin actualizar el blog.

Además corres el peligro que ha pasado en otros blogs, que un día por otro, y al final, la pereza acaba con la bitácora.

El tema de hoy, fácil de explicar. Quién no se ha encontrado con un borde en la oficina, en el hospital, en el centro de salud, en la planta, en el quirófano, etc. etc.

Los 'bordes' ya no caben en la empresa:

¿Quién no se ha topado alguna vez con un borde en la oficina? Por sus malas caras y sus peores contestaciones les reconoceréis. Suelen trabajar en solitario, no gustan de la colaboración y amargan el ambiente del equipo. Creen que con este comportamiento se libran de una mayor carga laboral, pero su actitud puede volverse en su contra y encontrarse con un cambio de puesto o, incluso, con el despido.
En el artículo en cuestión nos dan los cinco pasos que todo líder debe dar para corregir a los más ariscos. Cuando hable con el empleado conflictivo “el jefe tiene que dar importancia al asunto; buscar la raíz del problema que está causando esa actitud; reconocer la aceptación del trabajador; buscar su compromiso de actuación y procurar un seguimiento”.

Y tú...¿De qué tipo eres?

  • El trepa. Su meta es llegar a lo más alto, caiga quien caiga.
  • El relaciones públicas. Organiza reuniones fuera de la oficina.
  • El mandón. Piensa que su forma de hacer las cosas es la adecuada y no tiene en cuenta a los demás.
  • El medallista. Intentará apropiarse de los méritos colectivos.
  • El feliz. Agradable con los demás. Está contento con su puesto.
  • El gruñón. Arisco. En ocasiones esconde una actitud vulnerable.
  • El agobiado. No sabe manejar el tiempo ni su estrés.
  • El hipocondríaco. No se maneja bien en situaciones de estrés ni de frustración y adjudica el problema a una zona de su cuerpo.
  • El seductor. Utiliza a los demás para ahorrarse tareas incómodas. Lo hace de manera sutil.




4 comentarios:

Biblioteca de Marcilla dijo...

Qué bonito está el blog, me encanta. Hasta hoy no había podido entrar a verlo, me he quedado con la boca abierta!!!

IÑAKI GONZALEZ dijo...

Gracias Gloria, es mucho más visual que el anterior pero muy fácil de poner, es una plantilla de blogger.

Maider Alonso dijo...

Yo el feliz.. :) que la pereza no te venza porque nos gusta este blog! Abrazos
Maider

IÑAKI GONZALEZ dijo...

Gracias Maider, yo feliz también, aunque haya días más difíciles que otros. Seguiremos con el blog, no te preocupes :-)

Si te ha gustado este post, añadelo a tu libreta:

Entradas relacionadas:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...