martes, 18 de septiembre de 2012

Bonus Track: La Impaciencia del Corazón #CLAndola

Retomamos nuestra costumbre de trasladaros por aquí las diferentes lecturas que vayamos haciendo en el Club de Lectura de la Biblioteca Pública de Andosilla, que hacía ya mucho que no lo hacíamos. Serán un post adicional a nuestra entrada del día, de ahí lo de “Bonus Track”.

Sobre el Autor:

Stefan Zweig (Viena, 1881 – 1942). Hijo de un poderoso industrial, recibió una esmerada educación. Durante sus años de juventud recorrió Europa, trabajando como traductor y colaborando en distintas publicaciones. Cuando estalló la Primera Guerra Mundial, manifestó su posición pacifista. Ante la implantación cada vez mayor de las fuerzas nazis en Austria, emigró a Londres.

Sobre la Obra:

La Impaciencia del Corazón: en los albores de la Gran Guerra, el teniente Anton Hofmiller recibe una invitación para acudir al castillo del magnate húngaro Lajos von Kekesfalva, cuya hija, que sufre parálisis crónica, se enamora del joven oficial. Hofmiller que sólo siente compasión por la joven Edith, decidirá ocultar sus verdaderos sentimientos y le hará tener esperanzas en una pronta recuperación. Llega incluso a prometerse con ella, pero no reconoce su noviazgo en público. Como un criminal en la oscuridad, Hofmiller se refugiará en la guerra, de donde regresará como un auténtico héroe.

Nuestros comentarios:

Lo dicho en el párrafo anterior, y que viene íntegramente en la solapa del libro, es un gran resumen de lo que sucede en el libro, es más, no me explico para que hacen falta casi 500 páginas para desarrollar lo ya dicho. Pensé que habría más historias de cómo se convierte en ese héroe de guerra, pero prácticamente se despacha ese asunto en unas cuantas páginas finales, quedando el resto, para la relación de compasión, que no amor, entre los dos protagonistas.

Aún así nos ha dado para unas cuantas reflexiones.

¿Debemos renunciar a nuestra felicidad sólo porque el que nos rodea no lo sea? ¿Es justo que dejemos de disfrutar de las cosas que nos dan satisfacción sólo porque otra persona no pueda disfrutarlo? “Es absurdo renunciar a un placer porque se le niega a otra persona, prohibirse una alegría porque alguien es infeliz.”

Podemos sentirnos útiles ayudando a los demás. “Sólo cuando uno sabe que es algo también para otros, descubre el sentido y la misión de su propia existencia”. Cuántos de los que escribimos un blog, aunque en principio lo hagamos por y para nosotros mismos, independientemente de si nos leen muchos o pocos, nos hemos sentido sorprendidos cuando alguien nos dice que se levanta por la mañana y busca la entrada diaria para poder leerla.

Salir de la indiferencia y ayudar cuanto puedas a los demás, sentirte útil dándote a los demás, o cómo dice en un momento el protagonista: “Engrandecerse entregándose a otros, enriquecerse hermanándose con los destinos de los demás, comprendiendo y poniéndose al lado del dolor de otros con la compasión.”

Dos apuntes más ligados a nuestra parte sanitaria del blog:
  1. “Es justamente lo incurable de lo que hay que ser médico. Y más aún: la verdadera piedra de toque del médico está en lo que llamamos incurable. El médico que acepta de antemano el concepto de “incurable” deserta de la misión que le es propia, capitula antes de la batalla.” Así se expresaba uno de los personajes, el médico, un médico de principios del s. XX; y que llevado al extremo podría convertirse en algo muy peligroso. Conceptos tales como Prevención Cuaternaria para evitar el ensañamiento terapéutico serían muy bien traídos en este punto.
  2. “Siempre lo mismo: uno ve la enfermedad, pero no al enfermo. Con estos exámenes y métodos de exploración tan escrupulosos en busca de todos los síntomas, se paga por alto lo esencial, lo que sucede dentro de la persona.” Premio al que adivine en qué estoy pensado… tic, tac, tic, tac…. Efectivamente, esto no puede estar más en la línea de Mírame, Diferénciate, y la importancia de mirar a la persona a los ojos.

VALORACIÓN: 1 2 3 4 7 8 9 10


Próxima tertulia: el próximo 23 de octubre nos volveremos a juntar para comentar una nueva lectura, El señor Pip, de Lloyd Jones. ¿Cómo puedes interactuar con nosotros?

  1. En twitter: #CLAndola para un seguimiento más detallado de todo lo que queráis decir, al hilo de este libro o de cualquier otro que nos queráis recomendar.
  2. Página en facebook: Club de Lectura Biblioteca de Andosilla.
  3. Corcho en Pinterest: este verano hemos creado entre unos cuantos amigos nuestro Rincón de Lectura.

No nos mires... únete!

Si te ha gustado este post, añadelo a tu libreta:

Entradas relacionadas:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...