miércoles, 16 de mayo de 2012

Viendo las partes para entender el todo.

¿Cuántas patas tiene este elefante?
Semana de auditorias internas de los distintos sistemas de calidad implantados en mi organización.

Me gusta participar como auditor interno en todos aquellos procesos que pueda de nuestro Mapa de Procesos (Logística-Compras, Seguridad del Paciente, Hospitalización Quirúrgica, Esterilización, etc., etc.) y si pueden ser procesos asistenciales, todavía mejor que mejor.

Estos procesos de auditoria me permiten entender la organización desde todos los puntos de vista posible, son fundamentales para entender el Hospital en su conjunto analizando sus partes por separado, porque si no nos esforzamos en entender la organización en su conjunto, nunca sabremos cómo aportar lo mejor de nosotros mismos en beneficios de todos.

Al poco de llegar al hospital, hace ya la friolera de 10 años, me hablaron las mentes pensantes que por allí habían del pensamiento sistémico de Peter Senge, y de su famoso elefante: 
Dividir un elefante por la mitad no genera dos elefantes pequeños.
Las organizaciones como los sistemas vivientes poseen integridad. La comprensión de la mayoría de los problemas administrativos requiere ver la totalidad del sistema que genera dichos problemas.
Una historia sufi: Tres ciegos encuentran un elefante. El primero toma una oreja y dice que es una cosa grande y áspera, ancha y extensa como una alfombra. El segundo toma la trompa y dice que es un tubo recto y hueco. El tercero toma una pata y dice que es poderoso y firme como una columna.
Estos tres ciegos no son muy distintos a jefes de manufactura, marketing e investigación. Cada uno ve claramente los problemas de la empresa, pero ninguno entiende la interacción de las políticas de su sector con los otros. La historia termina diciendo: dado el modo de conocer de estos hombres, jamás conocerán un elefante.
A veces la gente decide dividir un elefante en dos. En tal caso, no obtiene dos elefantes sino un desquicio.
Ciertos problemas pueden entenderse con la mera observación del sector que los origina, pero la mayoría se detectan analizando globalmente.
Pues eso, auditar los distintos procesos que conviven en mi hospital hacen que dejemos de mirarnos a nuestro ombligo y a nuestro día a día, teniendo la posibilidad de poder ver durante unos días el elefante en su conjunto. Todo un privilegio que lamentablemente no muchos lo ven como la maravillosa oportunidad que es.

Elefantes – Que Yo No Lo Sabía

Si te ha gustado este post, añadelo a tu libreta:

Entradas relacionadas:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...