lunes, 23 de agosto de 2010

Nails and swallows.

Por cierto, y antes de seguir con el cuaderno de viaje hagamos un pequeño paréntesis para reseñar que con ésta, celebramos ya 200 entradas de SobreviviRRHHé!... y eso sólo en seis mesicos de vida.

Muchísimas gracias a todos y todas (como dirían aquellos) y hala, ya podéis seguir con la lectura de verano...

Cuaderno de viaje, Budapest 2008.

[9 de mayo]

Hoy ha sido un día duro, muy cansado, otra vez nada que ver con las ICT y la atención continuada, pero muy cansado al fin y al cabo. Nuestro HOST tenía un congreso en Gyor y ha decidido llevarnos con él para que conociéramos la ciudad, el problema es que él tenía que estar allí a las 9:30 de la mañana y no finalizaba hasta las 19:00, así que teníamos todo el día para visitar una ciudad que en dos-tres horas ya estaba todo visto, pero en fin, una vez más nos ponemos la gorra del HOPE y a aprovechar la ocasión-

Gyor se encuentra a unos 120 kms de Budapest, y aunque hay autopista, cuesta mucho tiempo salir de Budapest, por lo que hemos tenido que madrugar lo suyo, porque a las 7:30 nos recogían en el apartamento.

Una vez en Gyor, lo dicho, miestras George estaba en el congreso, nosotros teníamos todo el tiempo del mundo para ver la ciudad, la verdad es que muy bonita y muy interesante, pero demasiado tiempo al fin y al cabo. A eso de las 13:30 teníamos que volver al museo donde se celebrara la conferencia porque estábamos invitados a comer allí, bueno, había una bandeja con unos cuantos sándwiches y un poco de bebida, y eso que hemos comido…

En una de las sentadas que hemos tenido en una de las principales calles peatonales de Gyor, me ha venido a la memoria Nerea, mi sobrina, quizás porque me estaba fijando que no desentonaría nada aquí, es más, seguro que no tardaba nada en echarse un noviete. Y es que me he fijado que todos los adolescentes tienen las mismas pintas aquí en Gyor, que en Budapest, que en Andosilla… otro aspecto más de la globalización. Además, Gyor es una ciudad básicamente de estudiantes, así que estoy seguro que le hubiera gustado mucho a Nerea pasar por aquí otros cuatro meses cómo los que pasó en Canada.

Lo bueno de tener tanto tiempo libre, y estar con una finladesa, es que no dejas de aprender palabras nuevas, ya que aunque seamos dos españoles, no podemos hablar en castellano, aunque sólo sea por cortesía hacia ella-Eija. De ahí el título de hoy, NAILS AND SWALOWS.

La primera palabra, NAILS, que nosotros teníamos perfectamente identificada como “uñas”, resulta que también es “clavo”, y es que en uno de los museos de la ciudad, a la entrada hay un árbol en el que según la tradición todo el que venía a estudiar a Gyor tenía que clavar un clavo.

Y la segunda palabra, SWALOWS, son golondrinas, así que nada que ver tampoco con el verbo “tragar”, y esto ha venido a cuento porque a eso del atardecer han empezado a aparecer cientos de golondrinas por los cielos de Gyor, y hemos tenido que buscar en el diccionario cómo se decía en ingles, porque Eija sólo se sabía la palabra finesa para dicho pájaro, aunque al final ha resultado ser prácticamente igual en inglés que en finés.

Después, a las 7, cuando hemos ido a buscar a George, ha resultado que estábamos invitados a cenar con ellos, y eso ya ha sido lo más. Hemos ido a un restaurante, unas 24 personas, y allí las raciones son exageradas, más que en España, pero cualquiera se echa para atrás, para un día que no cenamos sándwiches en el apartamento. Para empezar hemos tenido una especie de pastel de pescado, muy ligerito, el problema ha venido después, con el plato principal, y es que constaba de un filete empanado del tamaño del plato, otro filete un poco más pequeño con queso y melocotón por encima, otro filete en plan solomillo o similar, rodeado de unas tiras de bacón, y para acompañar todo esto, un poco de arroz y patatas fritas.

Ah, y si alguien se había quedado con hambre, el postre tampoco podía quedarse atrás, una especia de tarta, abundante también, como de chocolate por la base y frutas por encima, y con abundante nata montada, menos mal que luego el coche lo teníamos aparcado un poco lejos, que si no…

En medio de tan copiosa cena, y entre cachondeo con la finesa, que le va la marcha, es cuando ha venido el título de hoy, NAILS and SWALOWS, y como me ha parecido gracioso, he decidido adoptarlo para hoy.

Mañana sábado intentaré poner mi ropa al día y visitar algún baño típico de la ciudad, no los Gellert, que ya los conozco, sino otros que me han dicho que están aún mejor. Y el domingo volvemos a ir de excursión con nuestro HOST, pero eso ya será otra historia.

NOTA: en la foto podemos ver a Luis y Eija, en una visita a una farmacia de Gyor para preguntarle a la buena señora cómo se comunicaban ellos con el National Insurance Fund para poder expender las recetas.

Si te ha gustado este post, añadelo a tu libreta:

Entradas relacionadas:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...