martes, 27 de abril de 2010

Cuánto me queda, doctor?

¿Alguien entiende por qué si estoy malito me obligan a ir todas las semanas al médico?

Será para verle la cara al médico -si tengo suerte será el mismo de la visita anterior, y si no, su enésimo sustituto- y charlar un rato con él mientras la impresora imprime el parte de confirmación de baja médica... porque tampoco da el rato para más! Pero claro, como estoy malito y no tengo que ir a trabajar, no tengo otra cosa que hacer.

Y el médico pensará otro tanto de lo mismo, ¿para que me viene este canso todas las semanas a visitar si todos sabemos que esto en dos meses no se le va a quitar? ¿Cómo no tengo la consulta llena con enfermos de verdad?

Parece ser que para evitar este tipo de situaciones y pérdidas de tiempo -del médico y del paciente- el departamento de Salud de Navarra, a través de la dirección de Atención Primaria, está ultimando el proceso para aplicar el nuevo sistema de bajas médicas en los centros de salud de Navarra. Así, se realizará una experiencia piloto en cinco centros de salud para comprobar el funcionamiento del nuevo sistema y el pilotaje se pondrá en marcha antes del verano. Dicho proyecto piloto persigue desburocratizar el proceso de la baja laboral.

El nuevo sistema de bajas distingue dos grandes grupos: los procesos de corta duración (menos de 10 días) y los de media y larga duración. En el primer caso, normalmente se trata de procesos leves y el médico tiene la posibilidad de emitir el parte de baja y el de alta al mismo tiempo después de estimar el tiempo que puede tardar el trabajador en recuperarse. De esta forma, el trabajador no tiene que volver al centro de salud únicamente para obtener el alta, salvo indicación en contra del médico.

En cuanto a los procesos de media y larga duración, desaparecen los partes de confirmación semanales para pasar a un sistema de "fechas de revisión" según cada proceso concreto. En concreto, el paciente se va de la consulta con una cita (en función de la duración estándar del proceso), en contra de lo que sucedía con el sistema tradicional.

¿Conseguiran de esta forma desburocratizar el sistema de gestión de bajas por incapacidad temporal? Tal vez, sí... el tiempo lo dirá. ¿Pero el paciente que opinirá de todo esto? ¿Estará dispuesto a irse con un alta para dentro de diez días sin que le vea el médico? ¿Aumentarán las recaídas por causa de procesos mal cerrados o mal estimados en su duración inicial?

Parece ser que también lo tienen pensado, ya que el parte de alta no se tramitará ni a la empresa ni a Salud Laboral hasta el día señalado de alta y así si surgen complicaciones el paciente puede volver al médico el mismo día y éste valorará si seguir con el alta, cambiar el diagnóstico o alargar la duración de la baja.

Además, en ningún momento las fechas son cerradas. "Todos los pacientes no son iguales y aquí interviene el criterio clínico", indicó Cristina Ibarrola, directora de Atención Primaria. Por ejemplo, hay que tener en cuenta las patologías previas del paciente, su puesto de trabajo, etc.

Lo dicho, tiempo al tiempo... cualquier cambio cuesta ser asumido por ambas partes del sistema, y en Sanidad, parece que somos más reacios a los dichos cambios.

2 comentarios:

miguel dijo...

Vicente Baos y Rafa BRavo han hablado mucho de este tema. Una de las incongruencias de nuestra gestión sanitaria... aiiiiiiiii cuanto nos queda por avanzar

Iñaki dijo...

Ya sabes que en FHC estamos empezando nuestro 2º estudio sobre el tema (metodología Lean Seis Sigma), si quieres pasales mi email por si quieren aportar algo.

Si te ha gustado este post, añadelo a tu libreta:

Entradas relacionadas:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...