miércoles, 13 de julio de 2011

Nueva tribu urbana: los robaenergias.

Vamos a añadir una nueva tribu urbana a la lista que con tanta gracia amplió hace unos días La Comisión Gestora con los #mopongo.

Ni que decir tiene que yo no tengo la gracia de Andoni y de Carlos, ni mucho menos estoy tan bien dotado como el mushasho en esta fotografía, pero yo también quiero presentaros una nueva tribu urbana: los robaenergias.

Todo sucedía en el café, en esos 20 minutitos que como todo trabajador del hospital en el que trabajo tengo derecho, y una cosa es que te vengan con un "poyaque" de los que a veces suele mencionar la guapísima @bibliovirtual, y otra cosa muy distinta es que quieras convertir mis 20 minutos de descanso en una batería de preguntas, al más puro interrogatorio policial, y más si sabes que no te voy a poder contestar ni a la mitad.

¿Es que no te suena el concepto de confidencialidad?

Pues yo lo llevo muy a rajatabla... y si la situación en FHC ahora mismo es un poco confusa con noticias como ésta y otras muchas cosas que corren por radio-patio... no pretendas que yo, sepa o no sepa las respuestas, te las vaya a contar en un café, jajaja...

Así que a ese tipo de personas que no te dan ni un respiro, y pretenden que les soluciones problemas que no te corresponden con la única excusa de ser amigos compañeros tuyos, esos que corren a dejarte el marrón encima de la mesa, esos que escurren el bulto y miran al suelo cuando les toca hacer algo, esos son los que hemos venido en llamar los robaenergias.

Es más, la colega @lolacorchero y sufridora de los RRHH como un servidor o más si cabe, hasta tenía un pequeño poema escrito que les viene que ni al pelo a los integrantes de esta tribu urbana y que ha querido compartir con todos nosotros:
Marrón.

Si dejas un cadáver
Encima de mi mesa
Sabré discutir si está vivo o muerto.

Pero no me pidas que agarre el escalpelo
Y hurgue en sus entrañas,
Ni que sostenga en mis manos el cerebelo,
Ni que coja una subclavia…

Porque entonces todos,
(y tú primero)
Todos estaremos bajo el suelo.
Para que luego digan que los de RRHH no tenemos corazón, jajaja... Café Quijano – No tienes corazon - con J. Sabina:
 

9 comentarios:

Juana dijo...

¡Chulisimo el poema! Preciosa forma de decir algo tan duro.

¡Gracias por compartirlo!

Javier dijo...

¿Por qué será que me resulta familiar la situación? Ese momento descanso que es aprovechado por alguien para esas "preguntas casuales".
Muy buena la musica!!

MsConcu dijo...

Iñaki! Mucho ánimo! Creo que ayer te dijeron muchas cosas que, en cierto modo, pienso que podían ayudarte a llevar mejor la situación, no?!

Desde aquí sólo puedo decirte que vales mucho y eso es algo que nunca debes olvidar.

Espero que poco a poco la cosa vaya mejorando. Las vacaciones en este sentido pueden ser de una gran ayuda, no crees?! :)

Un abrazo enoooooooooooooorme!!!!

miguel dijo...

Si yo te contara...

Iñaki dijo...

Hola juana, la verdad es que el poema de la Corchero es precioso, hay que darle las gracias por partida doble: por escribirlo y por querer compartirlo con nosotros en este post.

Hola Javier, la verdad es que lo vuestro si cabe es peor, nosotros tenemos cafetería común -pacientes/trabajadores- y alguna que otra situación se ve... pero tampoco muchas.

Maritere, guapísima, lo de ayer me sirvió mucho, no vas a ser siempre tú la protagonista de todas las penas, no? jajaja...

Miguel, amigo mío.. si yo te contara o contase, que se suele decir, jajaja... Lola, tú y yo tendríamos para escribir un libro (o dos), jajaja...

Gracias a todos!!!

Rosa Perez dijo...

Ya te veo con el termo del café para no cruzarte con nadie...

En una semana voy a verte y nos tomamos unos vinos riéndonos de esto!

Un abrazo

Iñaki dijo...

Hecho, Rosa, de esto y de otras cosas... Que bien que nos lo vamos a pasar, jajaja...

Pilar López dijo...

Vaya, ¡estamos rodeados! Los robaenergías... Realmente la gente no tiene tacto, o le hecha un morro increíble. "Hay gente pá tó"

Ánimo Iñaki, ¡sobrevivirrhhás! Y si ves que te cuesta, solo tienes que silbar :)

Iñaki dijo...

Más bien lo segundo, Pilar, la gente tiene un morro que se lo pisa, jajaja... Pero cuanto más morro le echan ellos, menos me cuesta a mí pegarles un corte, jajaja...

Si te ha gustado este post, añadelo a tu libreta:

Entradas relacionadas:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...