martes, 9 de febrero de 2010

Recortes de gastos vs. exigencias de los usuarios.


Cada día se habla más del recorte del gasto público, y en lo que más nos atañe, de recortes en los presupuestos de los servicios sanitarios. Pero por otro lado, tampoco se quiere privatizar la sanidad, se echaría el pueblo encima de nuestros políticos, y ninguno se va a atrever, demasiados votos en juego.

Pero estos recortes presupuestarios chocan de frente con noticias como la publicada el 8 de febrero en Diario de Navarra, en la que se pone de manifiesto que la tecnología dispara las pruebas médicas para diagnóstico en Navarra y cómo los médicos destacan el valor diagnóstico de las pruebas pero reconocen que "puede haber una sobreutilización".

El tercer vértice de este triángulo podríamos tenerlo en la medicina defensiva, y el temor cada vez más latente de que un usuario/paciente no conforme inicie una demanda de responsabilidad civil. No hay que olvidar que dichos usuarios/pacientes cada día están más informados y esto obliga también a modificar la relación médico-paciente, pasando de una relación de superioridad en la que el médico manda y el paciente obedece, a una relación de igual a igual en la que el médico debe informar y asesorar al paciente pero es éste último quién debe tomar la decisión final.

Por tanto, ¿cómo se van a reducir costes en algo tan fundamental como la sanidad, con unas exigencias tecnológicas cada vez más patentes y unos usuarios cada vez más informados, y por tanto, más exigentes?

2 comentarios:

Juana dijo...

En temas de Sanidad ¿tenemos claro los usuarios lo que encarece la desconfianza? .... creo que no.

aguitarte dijo...

El profesional sanitario debe estar preparado para afrontar la realidad de los pacientes informados. Del mismo modo, tenemos que ser capaces de negar pruebas inútiles y hacerle entender al paciente que toda intervención médica tiene sus riesgos.

No podemos exponer a los ciudadanos a peligros inútiles sólo por no decir "NO". Estamos hablando de ética profesional, de justicia y solidaridad en el reparto de los escasos recursos médicos.

Los médicos tienen que ser valientes y tener conocimientos, los políticos deben dirigir la práctica sanitaria hacia la prevención y los pacientes deben comprender que la tecnología tiene riesgos. Si pretendemos que la realidad es como la pintan en «House» estamos perdidos.

Si te ha gustado este post, añadelo a tu libreta:

Entradas relacionadas:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...