jueves, 9 de diciembre de 2010

Tiburón sanitario.

Leyendo un artículo de Diario Médico me obligo un poco a reflexionar sobre las diferencias entre la medicina privada y la medicina pública... o más concretamente, sobre el trato que le da el médico a su paciente ya esté en su plaza del SNS o ya esté en su propia consulta privada.

Todo este desbarre viene de aquí: De médicos a tiburones de los negocios.

"Más de la mitad de los médicos que trabajan en el Sistema Nacional de Salud (SNS) ha decidido poner en marcha una consulta privada. Pero ya no basta con ser un buen profesional para crear un flujo de pacientes razonable, también hay que parecerlo. Si se quiere tener la consulta llena, hay que gestionarla como si se tratase de una empresa y no hacer oídos sordos a las leyes del mercado. A partir de ahora, su paciente también es un cliente, al que hay que convencer y mimar para que no le deje y se vaya a la competencia."
Sólo en este primer párrafo ya me preocupa una cosa: el paciente tambien es cliente, en eso estoy de acuedo, al que hay que convencer y mimar. Esa es la clave, pero de la sanidad privada y de la pública. Debemos tratar al paciente como se merece, ponerle en el centro del sistema... pero no porque se vaya a ir con su dinero a la consulta del médico de enfrente.
"Ya no es suficiente con ser un buen profesional, también hay que parecerlo. Un médico en una consulta privada tiene que hacer frente a una cuenta de resultados y necesita tener nociones financieras para no comerse su margen comercial."
Leyendo este párrafo casi parece ser que el médico "de la pública" no deba vigilar el gasto sanitario ni la cuenta de resultados del hospital. Está claro, que en el hospital o a nivel autonómico hay gente que se dedica a ello, bien en administración o en los departamentos financieros, pero un médico responsable debe ser coparticipe en dichas políticas de gastos... y no sólo cuando le afecta a su cartera.

Completan el artículo con unas recomendaciones para triunfar en la consulta privada, pero que me gustaría que leyeramos todos e intentaramos ponerlas en práctica, ya seamos médicos, enfermeros o gestores (porque cada uno tenemos nuestra responsabilidad en el asunto), pero sobre todo, olvidándonos de si es bueno para nuestro bolsillo -en nuestra consulta privada- o para las partidas presupuestarias de nuestras respectivas consejerías de Salud:
  1. Poner el foco en el cliente. Realizar un plan estratégico del paciente para saber qué se le puede ofrecer. 
  2. Gestionar los tiempos del paciente. Los que tengan que esperar horas hasta ser atendidos buscarán mejores pastos. 
  3. Hacer un estudio de mercado según la especialidad. Un pediatra, por ejemplo, situará su consulta en un núcleo de gente joven con niños.  
  4. Realizar un estudio económico del proceso asistencial. Es importante conocer cuánto cuesta atender a un paciente para rentabilizar el servicio. 
  5. Llegar a la excelencia en el servicio desde el punto de vista asistencial. 
  6. Hacer un seguimiento del paciente y fidelizarlo. Con recordatorios para avisarle de sus citas o cuestionarios de satisfacción para mejorar el servicio.
O como dirían los chicos de AC/DC, "What do you do for money honey?"


Por cierto, una última reflexión: ¿que más de la mitad de los médicos del SNS tengan su propia consulta privada no será uno de los motivos de esa falta de profesionales sanitarios que dicen que hay? ¿Y si no ejercieran en sus consultas privadas sino que reforzaran los servicios de consultas y hospitales públicos?

Y otra reflexión desde el punto de vista del paciente: ¿por qué pensamos que el médico "de pago" nos va a solucionar nuestros problemas de salud si en más del 50% de los casos es el mismo profesional que nos va a atender en los centros públicos?

15 comentarios:

fingus dijo...

Hola, yo trabajo en la comunidad de Madrid, y me temo que formo parte de ese 50% de médicos que trabaja en la sanidad pública y pasa una consulta privada. Vaya por delante que me parece muy interesante a entrada y que da mucho que pensar.
Una de las cosas porque mantengo esa consulta privada, es por la capacidad de maniobra que me permite. En ella tengo más tiempo para ver acada paciente (el que yo decido) y puedo realizar las revisiones en un tiempo razonable. En el hospital intento dedicar a los pacientes el tiempo y atención que necesitan, llevandome sus probemas a casa cuando no tengo tiempo en la consulta. Aún así no puedo ni siquiera hacer el seguimiento de mis pacientes por que el contrato que renuevo semestralmente dsde hace casi 2 años es para disminuir lista de espera y no tengo "consulta propia" y si un paciente quiere citarse conmigo no puede (hasta ahí la elección de médico)
Yo estaría encantado de reforzar mi servicio, aunque afortunadamente es más dificil ya que ocupamos consultas y endoscopia mañana y tarde, pero no me dan la oportunidad. No creo que el hecho de que yo trabaje aparte en la sanidad privada provoque falta de médicos y probablemente en mi consulta privada tenga más capacidad para atender mejor y en su momento algunas patologías que en la pública no puedo.
Espero que no sea demasiado rollazo y que te deje otra visión.
Un saludo

angelitapapafrita dijo...

Hola Iñakillo!!!. Creo que tengo la clave...o una de ellas.
Si estás enfermo o sospechas que algo está pasando lo que queremos TODOS es que "nos lo vean" lo antes posible. Si me voy a la Seguridad Social, con las listas de espera, la idem se eterniza. Que te puedes pegar siete años y un día para que te vean el uñero. En la privada en cero coma tres te ven, te hacen las pruebas necesarias, te diagnostican, te ponen tratamiento y TACHÁN...arregladito para una temporada.
Si, todo eso suele suponer unos gastos que te dejan temblando las piernas y el bolsillo pero...que quieres que te diga si no tengo el parné recurro a lo que tenga que recurrir.
Besitos mil.

(Perdona si ahora te visito poco, la cosa está pse pse).

lramosneira dijo...

De acuerdo con fingus. La música del post para mí es una de las milongas de Facundo Cabral... en aquella que dice "fíjate si el trabajo será malo que te tienen que pagar para que lo hagas". A veces, ejercer en la privada es la única salida para el buen desarrollo personal en la profesión que encuentran algunos. Cuando no una necesidad meramente económica, como cuando en educación (sector con copago, por cierto) algunos tenían que dar clases particulares o vender enciclopedias para llegar a fin de mes.

Iñaki dijo...

@fingus, gracias por tus palabras, siempre bien recibidas, aquí nunca hay rollazos como tu dices. Sólo pretendía eso, hacernos reflexionar de por qué hay que tratar al paciente de mejor forma si está en tu consulta que si está en la consulta del hospital. Al paciente, hay que tratarlo siempre bien, pague a no pague al salir por la puerta.

@angelita: lo que dices puede ser la clave. Si más del 50% de los medicos de la publica tuvieran disposición para reforzar las consultas de la pública, tal vez las listas de espera no fueran tan exageradas. Ahora, eso sí, también hace falta que la administración pública tenga voluntad de ampliar plantillas y recursos para cubrir esa demanda en horario de tarde. Por eso decía que TODOS tenemos nuestro pequeño granito de arena que aportar.

@lramosneira: como le decía a @fingus, no quiero que esto se interprete como un ataque al médico de la privada, que está en su derecho, sino que parece que en la pública el profesional sanitario no tiene que preocuparse de administrar eficientemente los recursos porque no son suyos ni tratar bien al paciente/cliente porque no le vas a facturar.

Muchas gracias a todos por vuestros puntos de vista, de eso se trata, de enriquecer la conversación.

Clara dijo...

Comprendo que a todos se nos comen los problemas del día a día y sentirnos limitados e impotentes, y que aunque redondear el sueldo es la clásica razón para ejercer en pública y privada, encontrar una parcela de realización profesional es vital... Pero no, no me convence: algo me dice que cuando uno se va a la privada por la tarde para ganar algunas parcelas que "mejoren" su trabajo, y la percepción de su trabajo, está resignándose y renunciando a luchar por ellas en la pública. Y así, aunque no estamos de acuerdo con muchas situaciones e inercias en nuestra consulta, en la burocracia, las listas de espera etc, tragamos con ellas como un mal necesario e inmutable porque podemos ir a un sitio donde "nos lo solucionan mejor". Y hablo tanto por médicos como por pacientes.
Y conste que soy residente, y por tanto, aunque sé un poco de lo que hablo, hay otro poco que imagino y no sé...

Javier dijo...

Yo trabajo en la pediatria privada y pienso que es cierto que en el sector privado debemos hacer lo posible para atraer al paciente/cliente a nuestra consulta, pero esto nunca debe suponer actuaciones de las que en ocasiones se nos acusa a la medicina privada (manga "ancha" en la petción de pruebas diagnósticos; tratamientos innecesarios; repetición de visitas sin necesidad, etc). Como muy bien pones en tu post debemos tratar al paciente como se merece, pero esto no implica declinar nuestras responsabilidades como médicos y ofrecerle siempre lo que desea.
Dicho esto, exactamente lo mismo debe aplicarse a la sanidad publica, siendo de aplicación absoluta los seis puntos que escribes excepto el del estudio de mercado, que en el caso de la publica no puede elegir donde establecerse, pero sí hacer ese estudio para calcular el personal que precisa.

lramosneira dijo...

Gris! casi todo en esta vida es gris, Clara! La idea privado="malo porque quiere ganar dinero" / público="única forma de ser bueno" no es necesariamente correcta; nuestros colegas en casi toda Europa ejercen la medicina en un ámbito privado financiado con los impuestos/cotizaciones de todos; cuestión de eficiencia. Lo cierto es que en el contexto actual, introducir el concepto "Sr. D. Cliente" en una medicina pública-funcionarial se hace complicado, cuando no imposible, y muchos colegas dicen que el ejercicio privado por las tardes es el único reducto que les queda para tratar bien a sus pacientes (aparte de la "pasta" que se ganen), ójala que sea posible cambiar el rumbo, Iñaki, si no, cualquier día también nos van a militarizar ;)

miguel dijo...

Creo que es mas bien "privado me lo curro porque gano pasta" y "público no hace falta que me esfuerce porque para que mejorar en un sitio que no me agradecerá nunca nada ni ganaré más".

En la pública no es que a nadie se le deje hacer cosas sino que muchas veces el profesional se deja llevar por la desidida y la costumbre en las formas de trabajar. No olvidemos que en la sanidad pública tradicional, las mejoras solo pueden venir por el jefe de servicio o sus acólitos. Los demás, callados y obedeciendo.

Suena duro pero muchas veces es así... Para que desgastarme en la pública sino consigo nada?

Afortunadamente, cada vez menos gente lo ve asi y creo que la próxima hornada de jefes y directivos será diferente. Pero la "tiranía" del jefe aún existe...

Por otra parte, en la privada tambien hay lista de espera, sobre todo en urgencias... Pero eso es otro cantar!

Saludos!

Iñaki dijo...

@clara: gracias Clara por aportar tu visión como residente, a ver si entre todos podemos hacernos un esquema mental de qué puede estar ocurriendo, aunque insisto en que no quiero demonizar el trabajo en la privada.

@javier: gracias por comentar lo de los seis puntos, esenciales para privada como para pública, y cada uno que se aplique la parte que le toca. Pandemia de la pública: en todos los hospitales tienen en cartera de servicios especialidades que por población de referencia y rotación de casuistica, no deberían porque tener... aquí es más culpa de los políticos y gestores que de los profesionales.

@lramosneira: aquí es dónde quiero hacer incapié. La privada no debe ser dónde se trate bien al paciente y no en la pública. Debería ser en ambos sistemas por igual, más allá de los tiempos de visita, de los recursos y de la masificación de las agendas.

@miguel: incluso en las "nuevas formas de gestión", como puede ser mi caso, después del entusiasmo inicial y ahora que ya cumplimos 10 años, la desidia y la dejadez se va instalando en el personal. Son necesarias personas con mentalidad abierta, y no sistemas nuevos con mentes "antiguas"... no sé si me explico bien.

kinito dijo...

Estimado Iñaki, reconozco que te he leído poco (De hecho te redescubro en mi menú de marcadores después de bastante tiempo... ) pero...

NO estarás pretendiendo que "refuercen la pública" GRATIS verdad?. EL problema de la escasez de médicos es PORQUE NO LOS CONTRATAN, no porque no los encuentren, y cuando los contratan es por 2 dia, una semana, etc... y preparaos para 2011, que si 2010 han pintado Bastos, este año que entra...
En cuanto a la gestión de la consulta, el gasto, la atención al cliente... con agendas cada 5 minutos, prescripciones inducidas, agendas "capadas" sin posibilidad de gestión por parte del facultativo, carteras de servicio totalmente irreales e irrealizables con los recursos adjudicados a ellas (pero por supuesto ofertadas a la población) y un largo etcétera... interpreto este artículo, a diferencia de tí, como un recordatorio a los facultativos de cómo se debe llevar una consulta.
COn un "aparato de gestión" que trata a sus profesionales como delincuentes cuando es él mismo el que delinque habitualmente, a lo ejor no está de más este tipo de recordatorios para el profesional que desea constituirse como autónomo (ya que en la pública tenemos absolutamente imposibilitado o por lo menos dificultado por parte de nuestra "empresa" la realización de las mismas).
Saludos. SEguiré buceando en tu blog a ver qué tal.

kinito dijo...

Aclaro. He sido y soy defensor a ultranza de la pública frente a la privada. Hasta hace poco he llegado a ser partidario de la incompatibilidad entre ambas (y no exclusividad remunerada como hasta ahora), encontrándome en una "disyuntiva moral" al respecto en el momento actual.
saludos de nuevo.

Iñaki dijo...

Bienvenido Kinito, no quiero posicionarme como pública frente a privada, ambas pueden coexistir... pero mi reflexión es que el paciente debe ser el centro del sistema, pague o no pague nuestras facturas.

Rafa dijo...

Valiente comentario. Lamentablemente, generalizando y señalando lo peor, creo que creemos que por ser "la seguridad social" podemos no tratar bien a la gente, vestir como queramos, ser desagradables, o no dar explicaciones. En la privada, en cambio lo contrario...

Iñaki dijo...

Buenas noches, Rafa, qué bueno que viniste... A eso me refiero, si estoy en mi consulta privada te trato como a un rey para que vuelvas a venir previo pago por caja... pero si estoy en mi consulta del hospital casi casi que ni te miro a la cara, que como sólo tengo 5 minutos para verte no me vaya a distraer.
Aunque debo decir que lo de los 5 minutos y la masificación de los cupos no es culpa de los profesionales sanitarios sino de un poquito más arriba, que aquí tenemos para todos, jajaja...

Dr F Llordachs dijo...

Apreciado amigo, me ha llegado y mucho este post. Tanto como para dar mi visión en Una de médicos, un contrapunto que creo necesario.
Un cordial saludo

Si te ha gustado este post, añadelo a tu libreta:

Entradas relacionadas:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...