miércoles, 31 de agosto de 2011

Maniático.

Todos tenemos nuestras costumbres, incluso ahora que estamos en vacaciones, costumbres a la hora de sentarte en el restaurante, costumbres a la hora de poner la sombrilla en la playa, costumbres a la hora de ponerte la crema protectora del sol, costumbres, costumbres, costumbres... o serán manías?

Y es que resulta que podíamos leer hace unas semanas en Diario Médico el siguiente titular: Cuando una costumbre se convierte en enfermedad.
"El trastorno obsesivo-compulsivo (TOC) consiste en una serie de tareas repetitivas que varían dependiendo del paciente, el cual siente una gran ansiedad que sólo se ve aplacada mediante determinadas maniobras como contar monedas, abrir y cerrar puertas u obsesionarse con la higiene. Los afectados mantienen a pesar de las compulsiones, sus capacidades intelectuales intactas, por lo que son totalmente conscientes de sus actos, lo que les lleva a una situación de incomprensión, tanto familiar como social, que en ocasiones puede derivar en depresión."
Pues no sé, me ha parecido un poquito alarmista, y estoy seguro que todos hemos tenido y tenemos nuestras pequeñas manías. Te atreves a ponernos la tuya en un comentario... No te preocupes, que esto sólo lo leen cuatro gatos, jajaja...


6 comentarios:

Diego Ámez Rafael dijo...

Buenos días!

Creo que hoy soy el primer ^^

Pues yo hasta que estudié en Psiquiatría bien a fondo los TOC, estaba convencido de que yo tenía un par de obsesiones que deberían ser clasificadas como TOC. Pero finalmente no es así. Es algo un poco más complejo, aunque bien resumido en ese párrafo del diario médico. Fue un alivio xD.

¿Manías mías? En realidad tengo bastantes, o eso creo, pero ahora la que más me viene a la cabeza es lavarme las manos con una frecuencia superior a la normal (menos mal que el jabón es dermoprotector xD).

Si recuerdo alguna más "comercial" postearé de nuevo xD.

Un abrazo

Olga Navarro dijo...

Manías?? Tengo mil jajajajjaaja. La primera y que más me agobia es tener el pelo encrespado, jamás sin mi plancha :P y luego muchas más como jamás salir de casa sin hacer la cama, ducharme 3 veces o más al día, etc, etc.
Buenos días!!!

Javier dijo...

Todos tenemos muchas manías. Por ejemplo, muchísimas veces me doy la vuelta para comprobar que he cerrado el coche. Como en tantas otras cosas no debemos confundir peuqeñas manías con enfermedad.
Otro manía inconfesable: Leer Sobrevivirrhhe todas las mañanas (esto es pelotilleo al consuegro je, je)

Inés Bajo dijo...

Me encanta este tema!!

El año pasado vi una obra de teatro que trata justo de esto: "TOC, TOC, TOC" Genial cómo está tratado, auqnue claro, expone TOCs importantes.

Yo creo que tengo un TOC latente, que quiere salir, pero intento hacer que no lo haga!

Manías, muchas..una que elegir....no puedo ver la pasta de dientes "apretujada" ¿tanto cuesta apretar por abajo y que quede bien el tubo? Jajajaja!!!

Esther dijo...

Tal y como dice Javier, no debemos confundir manías con transtornos obsesivos compulsivos.
Yo tengo pequeñas manías en la vida cotidiana y en el trabajo, algunas más que manías son costumbres.

Una manía es dejar la cocina recogida antes de sentarme a comer (modo maruja: ON). Con la panza llena me da fatiga tener que recoger todo.

Saludos

Lourdes Montiel dijo...

Manías uff, cuantas... miles!!
Una que tengo desde que nací es: rascar la sábana para dormirme... extraño no?

Inés, eres de las mías "....no puedo ver la pasta de dientes "apretujada" ¿tanto cuesta apretar por abajo y que quede bien el tubo?"
Y digo la pasta de dientes como también los tubos de las POMADAS... No puedo verlas aplastadas x la mitad!!! Lo siento!!

Besos ;-)

Si te ha gustado este post, añadelo a tu libreta:

Entradas relacionadas:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...