viernes, 7 de octubre de 2011

Cáncer de cabra.

Caramba, caramba, las noticias con las que se encuentra uno por ahí.

Justo ayer, el mismo día en que se ha producido la muerte de Steve Jobs por culpa de un cáncer, y antes de que a nadie se le ocurra canonizarlo o beatificarlo con mayor celeridad que al mismísimo Papa Juan Pablo II, va y cae en mis manos una noticia relacionada con la enfermedad en cuestión.

Me imagino la cara de mi Doctora Malos Pelos, la oncóloga radioterápica más dicharachera del mundo mundial, cuando le vayan a la consulta con historias como ésta.

Un estudio presentado en el Congreso Anual de la Sociedad Respiratoria Europea en Amsterdam ha vinculado la exposición profesional a las cabras con un tipo de cáncer de pulmón, conocido como adenocarcinoma pulmonar de tipo neumónico (P-ADC).
Esta forma de cáncer de pulmón tiene una débil asociación con el consumo de tabaco en comparación con otros tipos de la enfermedad. Al tratar de identificar otros factores desencadenantes que puedan causar la enfermedad, los científicos han notado previamente similitudes entre el P-ADC y una infección viral que causa tumores en los pulmones de las ovejas. Dadas estas similitudes, los científicos han estudiado si un agente viral encontrado en ovejas y cabras se puede transferir fácilmente a las personas que trabajan con estos animales, dando lugar al P-ADC.

Toma ya, así que ya no sólo podemos hablar de la leche de cabra, o del queso de cabra, sino que desde ahora podremos hablar también del Cáncer de Cabra, jajaja...

Ah, se me olvidaba, que también tenemos Sopa de Cabra, pero mis chicas del tururú-tururú me han pedido La Cabra Mecanica – Felicidad:



6 comentarios:

BlancaUO dijo...

Hola
Pues no tenía ni idea. Qué tremendo que los cabreros enfermen por culpa de su trabajo. Y si el origen es vírico no será fácil evitarlo.
Hay muchas enfermedades y alteraciones causadas por el trabajo, unas conocidas y reconocidas como profesionales y otras no.
Yo desayuno a diario queso de cabra de Maruri, buenísimo. Espero que el cabrero pueda seguir fabricándolo y que hacerlo no suponga un riesgo para su salud.
Besos

Iñaki dijo...

Hola Blanca, que gustito verte por aquí. Pues mira, no me había planteado el tema como enfermedad profesional, pero efectivamente, los señores cabreros están trabajando así que habrá que mirar esas cosas.

No sé qué pensará el amigo @RafaelTimer, jajaja...

MsConcu dijo...

Si te cuento lo que me pasó ayer... Tu blog, mi blogggggggg!!!! Esa que es mi segunda casa bloggera me hizo un taitechuuuuuuuuuuuuu!!! ;(
Estaba tirada en el sofá, con el móvil, y confieso que lo de levantarme para coger el ordenador y reescribirlo sin riesgo era demasiado...

Explicadas mis razones de la tardanza, aquí estoy!!!! Nunca es tarde si la dicha es buena, no?! ;)

Quería decirte que es cierto, Blanca tiene razón, pobres cabreros... Pero lo que quería añadir es que a este paso van a asociar el cáncer a tantísimas cosas que... ufff!!! No sé, a veces parece que al final nada, nada, nada será seguro. Y tampoco podemos vivir tan pendientes de todo lo que puede llegar a ser perjudicial. Hasta las pobres cabras?!!!! Me pregunto qué pensarían Heidi, Pedro y el abuelito de todo ésto... Copito de nieve malo?!!!! :O

Es más, el adenocarcinoma de pulmón, por desgracia, aparece en muchísima gente que no tiene ningún tipo de relación con las cabras y es muy malo... uf! Puede que las cabras sean un factor de riesgo... a saber, pero como tantos otros y pobres! marginarlas por eso... no creo que sea la opción. Sólo son un factor de riesgo que no la causa y , estoy con Blanca, el queso está tan bueno!

Un abrazo muy fuerte!!!!!

BlancaUO dijo...

Hola a todos
Querida Tere: lo primero, que me encanta que estés conmigo ;-). Yo también, contigo.
Lo que pasa con ésto es que conceptualmente si quieres, es diferente, digamos que porque así lo hemos decidido, que alguien enferme por culpa de su trabajo. O más claro tal vez, para verlo, que se accidente.
Protegemos especialmente al trabajador.
Como ejemplo: se prohíbe fumar en bares para proteger a los empleados del riesgo que supone su exposición al humo (ACHT) en el trabajo. Luego en la calle que hagan lo qu quieran. Bueno, eso tampoco, pero se le da a la prevención un enfoque distinto según que el ámbito sea laboral o no.
No sé si me he explicado muy bien, yo también estoy sin levantarme de la butaca :-)

Iñaki dijo...

Pues menudo par de vagonetas, ya estás cogiendo el sábado con energía y a practicar un poquito de ejercicio... hala, hala, a levantar esos culos del sofá y a dar un paseito, que las dos vivís en dos ciudades dignas de pasear, jajaja...

MsConcu dijo...

jajaja!!! Claro, claro... como tu ahora has empezado a correr y hacer ejercicio... jajaja!!!! :P

Si te ha gustado este post, añadelo a tu libreta:

Entradas relacionadas:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...