martes, 4 de enero de 2011

Navidades y ancianos.

Seguimos de festejos navideños, y es que hasta que no pasen los Reyes, con sus correspondientes roscones rellenos de nata, o de crema, o sin rellenar, por qué no, todavía no nos podemos quitar de encima los excesos de estas fiestas.

Y precisamente al hilo de esto, encontraba esta noticia: Los excesos navideños pueden poner en "grave peligro" la salud de las personas mayores. 
"Los excesos durante las fiestas navideñas pueden "poner en grave peligro" la salud de las personas de más de 65 años, sobre todo si se tiene en cuenta que la mayor parte de este grupo de edad tiene alguna enfermedad cuyo tratamiento tiene relación con la alimentación, tal como advierte la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología (SEGG)."
"En grave peligro"??? ¿Será para tanto o están intentando llamar la atención para que leamos el artículo?

Si leemos un poco más vemos el terrible panorama que pintan para este grupo de edad: los datos de esta entidad indican que un 52% de ellos tiene hipertensión, un 18% diabetes, un 30% hipercolesterolemia, un 12% estreñimiento crónico y hemorroides  y un 15% padece osteoporosis, enfermedades ante las que "las celebraciones pueden traer consigo efectos negativos para la salud si no tenemos cuidado con lo que comemos".

Madre mía, que pobre gente, de todas formas, si no vamos a poder disfrutar un poquito de la navidad, para qué narices queremos vivir tantos años. Con prudencia, demosles el gustillo estos días que ya llegará el día 7 para que reconduzcamos todos, niños, jóvenes y mayores, nuestras equilibradas (o no tanto) vidas anodinas, jajaja...

Y hablando de excesos, la pista musical de hoy, a cargo de Héroes del Silencio:

Heroes Del Silencio – El Camino Del Exceso


5 comentarios:

MsConcu dijo...

Buenos días!!!

Estoy contigo, sin sobrepasarse demasiado, con prudencia, estos días están para darse algún capricho en compañía de la familia, no?! Creo que los mayores también tienen derecho a disfrutarlo.

Un abrazo!

fingus dijo...

Muy buenas,
Estoy de acuerdo que, siempre con prudencia, no se debe exagerar y ser alarmistas en estos temas. Creo que a veces los médicos nos pasamos con las prohibiciones, especialmente con nuestros ancianos. Probablemente, llegados ciertos momentos de la vida, no tiene sentido que les machaquemos con prohibiciones absolutas cuando la diferencia en cantidad de vida no es mucha y sí que puede serlo en la calidad de vida.
Cómo decía un amigo mío, si no les alargamos la vida, por lo menos se les hará mas larga.

Iñaki dijo...

Gracias chic@s, supongo que como todo en esta vida, en la moderación está el secreto... Todos debemos disfrutar de estas fiestas, si no pa'qué estamos aquí.

Gerineldo dijo...

Como todo, la prudencia y la sensatez deben guiar nuestro quehacer. Yo he atendido a pacientes de 90 años que sin su cigarrillo no estaban a gusto, o sin comerse un buen chorizo de matanza casera, en los que el especialista ponía en el informe. Abstenerse de fumar, controlar dieta, bla bla bla... Pero cuando te sientas al lado del paciente y le escuchas... que demonios, ¡con 90 años que se coma los chorizos que le apetezcan! Por mucho sentido que tengan las recomendaciones médicas, nosotros no debemos poner pistolas a nadie para decirle que hacer o no.

fingus dijo...

Caramba con los "especialistas", que como bien decís especialistas somos todos y no todos los que no hemos hecho MFyC somos ogros ;P y algunos intentamos escuchar a los pacientes.

Si te ha gustado este post, añadelo a tu libreta:

Entradas relacionadas:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...