miércoles, 5 de mayo de 2010

Milagros... a Lourdes!

Supongo que muchos ya habéis oído hablar de todo el jaleo que se ha montado con la famosa pulserita del equilibrio y que la mayoría de los médicos han venido a coincidir que se trata de un "fraude".

De hecho no existen estudios científicos que avalen la efectividad de esta pulsera. La propia Organización de Consumidores (OCU) ha llegado a decir que "las pulseras holográficas son otro producto milagro".

Pues me acabo de enterar que aquí, en Navarra, y ya desde 2008, hay creado a petición del Colegio Oficial de Farmacéuticos de Navarra, un Grupo Técnico de Trabajo sobre productos milagro constituido por representantes de la administración sanitaria, Colegio Oficial de Médicos de Navarra, Colegio Oficial de Farmacéuticos de Navarra, sector de la distribución farmacéutica y Universidad de Navarra.

Recientemente, han evaluado 30 productos con posibles irregularidades y todos los informes han sido desfavorables al haberse detectado en todos alguna falta, desde las relativas al etiquetado o a la publicidad hasta las derivadas de la ausencia de evidencia científica sobre su eficacia o seguridad o por contener algún ingrediente prohibido.

La propia María Kutz, consejera de Salud del Gobierno de Navarra, define estos productos milagro como "aquellos que se comercializan como poseedores de propiedades para el tratamiento o prevención de enfermedades, para modificar el estado físico o psicológico, o para restaurar, corregir o modificar funciones fisiológicas" y que no están respaldados por pruebas técnicas o científicas acreditadas.

En Facebook son más los grupos que no creen en el milagro de la pulsera. Solo los perfiles oficiales de la marca y pequeños grupos de usuarios se muestran a favor del brazalete. De este modo, los detractores de la pulsera han agudizado el ingenio a la hora de bautizar los perfiles en contra de la misma, como éste, o éste, o por qué no, este otro también.

En definitiva, la pulsera es para muchos un placebo, pero la realidad es que las cifras de venta que ha alcanzado este producto demuestra que siempre quedará la duda de su efecto. Lo que está claro es que podríamos crear un grupo en Facebook bajo el nombre Power Balance: la pulsera de plástico más vendida.

¿Por algo será? La gente necesita creer en algo, y si la religión ya no les sirve... ¿que hay de malo en que crean que una pulserita mágica puede curarles eso que el médico lleva años y años tratando de corregir sin éxito alguno?

Quizás sean los profesionales sanitarios quienes debieran hacer su propia reflexión, o quizás no! Lo dejo en el aíre, sirvanse de comentar lo que les venga a la cabeza. Y para amenizar la reflexión, un temita de Placebo:

10 comentarios:

Anónimo dijo...

A mi me funciona y... no es la power balance, ni tampoco voy a decirte la marca, no sea que al final no me funcione!

PILAR dijo...

pues es un tema a estudiar. El resultado es que muchos dicen que les sirve, y sólo eso es un triunfo. Efecto placebo o no, les ayuda como no lo hacen otras cosas. Lo que habría , en mi opinión, que revisar, es la forma de tratar ciertas dolencias que pueden ser más psicológicas o ambientales que enfermedades propiamente dichas. En Canarias tenemos http://www.informativos.telecinco.es/melendez/polvos/canarias/dn_21349.htm que no se que será, pero tengo ya más de 20 amigos cuyas patologías, sintomatologías, dolores, etc..... han mejorado desde hace ya 10 años. Y les funciona.

Juana dijo...

Una de mis "discusiones favoritas" con los "blogomédicos", es el tema de la homeopatía ¿es un placebo? .... como mi marido es informático y yo ingeniero, somos "experimentadores" por naturaleza.
Mi hija tenía crisis asmáticas con 3 años y, después de un verdadero "suplicio" de médicos diversos, fuimos a un homeópata, más por desesperación que por convicción.
Mi marido le daba las "bolitas" de homeopatía mientras dormía, comprobando como el "tiraje" de su respiración diminuía .... ¿es científica la homeopatía? honestamente, me da igual, mi hija mejoró de manera espectacular en muy poco tiempo.

Juana dijo...

El efecto de la mente sobre el cuerpo esta poco estudiado, las emociones afectan profundamente al organismo ¿hasta dónde? .... el problema es que queremos estándares y, en esto .... no los hay, todo no afecta igual a todos.

PILAR dijo...

os diré que mi hija de 19 años está en tratamiento con un osteópata desde hace año y medio despues de ir de un médico a otro, hartarla de pastillas y no conseguir nada. Y no ha vuelto a tomar una pastilla "química" pero omega3, y nosequecosasmásnaturales, todaaaaaaaaaaaas. Pero no ha vuelto a sufrir como sufrió.

Miguel Angel dijo...

Yo como tengo la palomica holográfica de la VISA en el culo (porque la llevo en el bolsillo de atrás) me siento divinamente... no se si es el holograma o la tranquilidad que da el no ser pobre.

Iñaki dijo...

Que alegrí, que alboroto, cuánta gente por aquí... al final me voy a acostumbrar a esto! Por partes:

Amigo anónimo: si a ti te funciona, adelante! No es mi intención el que no se usen, todos tenemos algo a lo que aferrarnos, aunque no sea "muy" científico.

Pilar: como muy bien dices, efecto placebo o no, no dejes de hacer algo que te sirve, más si otras opciones no han resuelto el problema.

Juana: ¿y que no hacemos los padres por un hijo pequeño? A eso me refería en el post, tras años dando vueltas al problema con la medicina "tradicional", ¿por que no experimentar otras alternativas? ¿Y si además resultan que funciona sea cual sea el principio activo? Pues miel sobre hojuelas.

Pilar: yo tampoco soy muy amigo de "drogarme" (como suelo decir en broma) en cuanto tenemos un dolorcillo. Si hay alternativas naturales y además nos resuelven el problema, utilicemoslas!

Maño: siempre directo al grano. Tú la VISA, Van Gal (ex-entrenador del Barca) tenía una flor... sea lo sea, que sea para bien.

Iñaki dijo...

Este post no se posiciona ni a favor ni en contra de la medicina tradicional ni a favor ni en contra de las medicinas alternativas, sino todo lo contrario.

Solo pretendo que reflexionemos el por qué recurrimos a métodos "no científicos" para solucionar eso que la medicina tradicional no nos resuelve. Al fin y al cabo, creo que unos complementan a los otros... viva el libre mercado!

Juana dijo...

A la hija de uno de mis amigos le fue fatal con el mismo homeópata que yo, pero fatal, o sea que nada es "bueno para todo y todos", volvió a otro médico y la cria fuye mejorando, que "integrismos" los mínimos.
Estoy de acuerdo contigo.

Iñaki dijo...

Como siempre la amiga Juana dando en el clavo. El peligro es generalizar, y lo que a uno le sirve puede ser totalmente inocuo para el otro. Ojala que cada uno encuentre el remedio para sus males, se llame como se llame.

Si te ha gustado este post, añadelo a tu libreta:

Entradas relacionadas:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...