lunes, 7 de marzo de 2011

Shojinka o polivalencia del personal.

Como últimamente estoy algo más liadillo y no tengo tiempo para escribir posts diarios, o al menos, no debería mientras mis asignaturas del DEA en Derecho Sanitario no estén algo más encarrilladas, aprovecho para daros a conocer este artículo que recientemente nos publicaban en la revista Forum Calidad.

Herramientas Lean en Sanidad:
Shojinka o polivalencia del personal

¿Es compatible con la Ley de Ordenación de las Profesiones Sanitarias?
 
"¿Es mejor contratar una ardilla para trepar árboles o enseñarle al canguro?"

Una de las técnicas Lean más utilizada, más barata y que supone un mayor incremento de la eficiencia de los procesos es el Shojinka o polivalencia del personal.

Según Yasuhiro Monden en su obra El Just In Time hoy en Toyota la verdadera significación de Shojinka es la aptitud para modificar rápidamente el número de trabajadores en cada área a fin de adaptarse a los cambios de la demanda.

Con el fin de responder rápidamente, el trabajador debe ser polivalente, es decir, ha de estar capacitado para trabajar con eficiencia en cualquier tipo de tarea y en cualquier proceso. Esto implica ser “multi skill no multi task”, es decir, tener polivalencia pero realizar “sólo” una tarea a la vez.

La teoría sobre Shojinka o polivalencia del personal choca (inicialmente) en su aplicación práctica en sanidad por dos razones:

a) La primera es que la actual cultura empresarial, a diferencia de la japonesa, no ha fomentado la polivalencia del trabajador por varios motivos:
  • Unas estructuras salariales basadas en categorías profesionales.
  • La carencia de programas de capacitación tendentes a fomentar la polivalencia de los trabajadores.
  • La dificultad de trasladar de puesto a los trabajadores.
b) La segunda es que la sanidad en particular se encuentra especialmente encorsetada, a priori, por legislaciones básicas como la Ley 44/2003 de ordenación de las profesiones sanitarias (LOPS) o la Ley 55/2003 del Estatuto-marco del personal estatutario de los servicios de salud (EM), entre otras, que aparentemente parecen dificultar la polivalencia.

Terminamos con esta reflexión:

“Posiblemente la mentalidad tradicional, o la inercia, nos incline a pensar que es mejor contratar una ardilla para trepar árboles que enseñarle al canguro, pero no olvidemos que no siempre tendremos ardillas disponibles y que en la bolsa del canguro siempre cabrán más bellotas.”
Por cierto, gracias a Isabel Muñoz y a Juan Torrubiano por permitir escribir mi nombre junto al de ellos en este artículo. Mi parte ha sido la que tiene que ver más con legislación, pero el curro interesante ha sido el de ellos, jajaja...

8 comentarios:

Carlos Núñez dijo...

Muy interesante Iñaki. Aunque ya nos habías hablado de este tema con anterioridad, a los principios de la Comisión Gestora me remito, nos sigue sorprendiendo las diferencias abismales que hay dentro del sistema sanitario español. Por estos lares esas estrategias ni se las plantean.

Un abrazo

Carmen dijo...

Pienso que más que un problema de la Sanidad es de la Administración pública como tal, el hecho de los puestos de trabajo fijos, y en la mayoría de las ocasiones la inflexibilidad viene dada por parte del trabajador. actualmente trabajo en la Sanidad pública pero he trabajado durante bastante tiempo en la privada tambien y tengo que decir que el "Shojinka" lo tienen muy asumido en la privada, todas las categorias y se pueden poner mucho ejemplos. Quiero decir, aparte de la gestión también depende de cambiar la mentalidad de los propios trabajadores.

Iñaki dijo...

Gracias Carlos, recuerdo muy bien esos primeros posts de La Comisión Gestora, siempre halagado de inspirar más entradas con mis entradas, jajaja...

Gracias Carmen, claro que la barrera está en los propios trabajadores, que cada vez tenemos más vicios asociados a eso de yo a las 3 termino mi turno, yo no empujo camillas, etc., etc... pero es un lujo cuando se logra combinar un gestor valiente con unos trabajadores con ganas.

miguel dijo...

Ser polivalente huele a trabajar más... la gente suele ser cómoda, y mas en el entorno sanitario público.

Iñaki dijo...

No obligatoriamente, Miguel. Polivalencia significa estar preparado para hacer más cosas, no necesariamente las tienes por qué hacer todas a la vez sino adaptarte en cada momento a lo que se requiere de ti.

Blanca dijo...

Hola
Ayer me contaba un cirujano que había movido a un paciente porque estaban todos esperando al celador y le dejaron muy claro que jamás volviera a hacerlo. En la pública.
Creo que es una idea muy buena pero difícil de llevar a la práctica. También tiene que ser dificilísimo enseñar al canguro.

Iñaki dijo...

Gracias Blanca, nadie ha dicho que tenga que ser fácil, pero es triste cuando ponemos esa etiqueta "en la pública". ¿No es precisamente en la publica dónde más deberíamos mirar cómo gestionar más eficientemente los recursos?

Merece la pena intentarlo, eso seguro.

Xosé Manuel Meijome dijo...

Trabajé como "polivalente" durante unos años en una fundación; hacíamos endoscopias (altas, bajas y broncoscopias) pruebas diagnósticas (espiros, audiometrías...). En quirófano circulando y apoyando al anestesista dentro y en la URPA, en urgencias haciendo funciones de administrativo, realizando analíticas y radiografías urgentes... y además de enfermera.

Era una cuestión de volumen de trabajo y de saber priorizar. Ahora que dicho hospital se "institucionalizó" ignoro la estructura de costes y la productividad así que no voy a hacer afirmaciones arriesgadas.

Lo que sí puedo decir es que esa propuesta requiere claramente que cada puesto de trabajo tenga un perfil que especifique las habilidades y formación necesarias; algo al estilo de la enfermería de práctica avanzada que hay en algunos paises (como dice le compañero del blog enfermeriaavanzada.blogspot.com )

Si te ha gustado este post, añadelo a tu libreta:

Entradas relacionadas:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...